CU de la US
Luis Miguel Villar Angulo

Covarrubias de calles porticadas y casas con entramados de madera

Covarrubias de calles porticadas y casas con entramados de madera

Covarrubias de calles porticadas y casas con entramados de madera, por Luis Miguel Villar Angulo

Por la carretera BU-901 entras en la Covarrubias de calles porticadas y casas con entramados de madera cruzando el puente de Covarrubias sobre el río Arlanza. Viajas entre enebros, cerezos, nogales y vides del valle del Arlanza (con LermaSanto Domingo de Silos) y no te sorprende si ves buitres volando ocasionalmente por el cielo. Por los alrededores había muchas cuevas de tierra de color rojizo.

Como en otros pueblos medievales europeos, la construcción de las casas de Covarrubias, la heráldica en las fachadas o las torres e iglesias te hacen pensar que estás situado en el corazón de Castilla, una tierra que se fue reconquistando a los moros (musulmanes) con el esfuerzo de nobles y de la iglesia como poderes que han dejado testimonio de sus dominios en edificios singulares.

Breve apunte histórico

Es una larga historia la que cuenta esta villa de Covarrubias, desde el rey visigodo Chindanvisto (año 673) y el conde Fernán González (970). A simple vista dominan El Torreón defensivo del siglo X de Fernán González con un crucero situado frente a él o la Colegiata de San Cosme y San Damián en el que se ha habilitado el Museo Diocesano.

Antes de llegar a ver el tesoro de la Colegiata, las calles con casas entramadas hacen honor al medievalismo de las construcciones, como la casa de Doña Sancha. La esquina de la Plaza del Obispo Peña, que fue arzobispo en Latinoamérica, además de representar un escudo heráldico en la fachada tiene balcones sustentados sobre ménsulas o vigas decorativas. Otras casas tienen sabor medieval: Casa del antiguo boticario.

La iglesia de San Cosme y San Damián, con dignidad de Colegiata, conserva en su claustro el sepulcro de la infanta Cristina de Noruega, casada con el hermano de Alfonso X el Sabio, Felipe de Castilla y Suabia. Este matrimonio ha dado lugar a una relación simbólica entre las ciudades de Tønsberg (Noruega) y Covarrubias digna de mantenerse mas allá del sepulcro gótico de piedra labrada del claustro de la infanta.

El retablo de la iglesia es del siglo XVIII con las imágenes de los santos Cosme y Damián. La iglesia conserva sepulcros, entre otros el de Cisneros y de otras familias nobles.

300 piezas a visitar en el Museo

El Museo de la Colegiata alberga piezas de arte sacro, tablas de maestros reconocidos, orfebrería, cartas de fundación, documentación, ropa y ornamentos litúrgicos. En la sacristía se encuentran las piezas más sobresalientes, entre los cuales destaco las Vírgenes de Mamblas y Redonda (S. XIV), Epifanía (S. XVI), una tabla atribuida a Van Eyck, y el famoso Tríptico de los Reyes Magos, pintado por el maestro de Covarrubias, atribuido a Gil de Siloé. Es una pieza exquisitamente tallada en madera de roble del siglo XV.

Covarrubias de calles porticadas y casas con entramados de madera es un Bien de Interés Cultural. 

Luis Miguel Villar Angulo & LMVA

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestPrint this pageShare on TumblrEmail this to someone
Tagged on:

Deja un comentario

Luis Miguel Villar Angulo