CU de la US
Luis Miguel Villar Angulo

Almansa, castillo y batalla

Almansa, castillo y batalla.

Hace algún tiempo realicé una salida al municipio de Almansa atraído por la silueta del castillo. Una grúa de torre advertía que estaba en restauración y que no se podía visitar por dentro el baluarte defensivo. Cierres de monumentos como éste ya me había ocurrido en otros pueblos que tienen vestigios ruinosos de castillos, como los de las poblaciones de Zuheros, Casares o Guadalest  en este blog.

A pesar de ello tomé la circunvalación del pueblo hasta la calle Carlos III que ofrecía una silueta del castillo restaurado en los años 70 con elementos almohades y cristianos de la época de los Marqueses de Villena.

El castillo parecía encaramado sobre el Cerro del Águila y adaptado a la forma abrupta del peñasco, con una perspectiva de la Puerta de Poniente, la Torre del Homenaje y la Barbacana defensiva. El conocimiento de la historia y arquitectura de la fortaleza se recreaba en una proyección audiovisual dentro del Centro de Interpretación del Castillo, que actuaba como proyecto museográfico, junto a la antigua Casa del Jardinero. Esta magnífica recreación en 3D refería el origen del castillo (tiempo almohade) y las reconstrucciones de la fortaleza de manos del infante don Juan Manuel y las adaptaciones defensivas de Diego López Pacheco en el siglo XV. Este castillo se había declarado Monumento Histórico Artístico Nacional en 1921.

Castillo de Almansa

Castillo de Almansa

No podía omitir la visita a la Iglesia Arciprestal de la Asunción después de recorrer la calle San Agustín y pararme a ver algunas fachadas llamativas: así, la iglesia del convento de las agustinas del siglo XVIII y otros edificios nobles adosados, algunos de ellos restaurados (Casa de la Cultura). La iglesia de la Asunción, como otras proyectadas con dos torres de ladrillo, no se terminó, a pesar de haber durado el periodo constructivo desde el siglo XVI al XIX. La iglesia era un Monumento Histórico-Artístico (1983), supongo que por integrar tanta variedad de estilos: renacentista la fachada exterior del templo con magnífica portada, barroca la torre, mientras que el interior era neoclásico y la nave central, gótica. En fin, casi la historia del arte integrada en un templo. En el ábside formado por una bóveda de cuarto de esfera, y en un altar entre columnas estucadas imitando mármol rosa, se veneraba a la patrona de Almansa, Nuestra Señora de Belén.

Iglesia arciprestal de la Asunción

Iglesia Arciprestal de la Asunción

Siguiendo la Calle Santa María, teniendo como fondo una vista del castillo, en la acera izquierda destacaba el Ayuntamiento. Traspasada la puerta del Palacio de los Condes de Cirat, el Ayuntamiento había reconvertido el palacio en la Casa Grande y recientemente ostentaba el grado de Bien de Interés Cultural (1990). Si interesante era la fachada manierista del edificio, más atractivo parecía el patio interior, equilibrado en su composición cuadrangular: tenía tres arcos por cada lado, sostenidos por columnas con capiteles jónicos. Un pequeño museo de escultura al aire libre en los jardines interiores del edificio, lindante con la iglesia de la Asunción, con fondo del castillo en el lado opuesto, convertía el recinto en un espacio sosegado y tranquilo.

Pero Almansa deparaba otra sorpresa: el Museo de la Batalla de Almansa recreaba, a partir de la copia del cuadro singular “La Batalla de Almansa” de Pallota y Ligli (1709), la Guerra de Sucesión Española (1701-1715) entre Felipe V y el Archiduque Carlos de Austria que tuvo como acontecimiento, casi decisivo, la batalla de Almansa el 25 de abril de 1707. La victoria de Felipe V y su posterior reconocimiento como rey en los tratados de Utrech y Rastatt también significó la cesión de España a Inglaterra de Gibraltar y Menorca.

Esta batalla merecía un museo que representara con más realismo la batalla dada su envergadura (dos líneas de 6 kms., 35.000 hombres de 10 naciones y bajas de 5.000 hombres en una tarde). Otros países habían teatralizado sus grandes batallas en museos y grandes panoramas: el Museo Wellington de Waterloo en Bélgica, la Batalla de Borodino en Moscú o el Panorama de Raclawice en Polonia. Tres espacios que deberían hacer pensar a la Comunidad de Castilla-La Mancha en cómo dinamizar a Almansa por el significativo acontecimiento militar que dio un nuevo rumbo a la historia de España.

Luis Miguel Villar Angulo & LMVA

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestPrint this pageShare on TumblrEmail this to someone
Tagged on:

Deja un comentario

Luis Miguel Villar Angulo