CU de la US
Luis Miguel Villar Angulo

Vejer de la Frontera, villa amurallada

Vejer de la Frontera, villa amurallada.

vejer-de-la-frontera, villa amurallada

Para llegar a la Iglesia del Divino Salvador de Vejer de la Frontera (pueblo construido en el siglo XV) hay que atravesar su viejo recinto amurallado subiendo una colina de 190 metros de altura. Es un templo y parroquia que combina elementos arquitectónicos de diversas épocas en su planta basilical: mudéjar y gótico, sin descuidar capiteles románicos en el interior, un ábside con bóveda de crucería o una torre cuadrada que parece apoyarse sobre un antiguo alminar musulmán.

Paseos en un recinto amurallado

Situado el caminante en la Plaza de España, punto final de la antigua calzada de la Barca, y ahora lugar de reunión de la gente, entra el visitante por el Arco de la Villa, que es uno de los cuatro arcos de acceso a la almendra de la villa, para transitar por el callejón Sancho IV hasta el Arco que lleva su nombre, que es el vano mejor conservado. Este Rey castellano, hijo de Alfonso X “el Sabio”, tuvo con su hermano Juan disputas serias por la sublevación de éste, una de las cuales ocurrió en Tarifa, que marcó la leyenda del Gobernador Guzmán el Bueno.

Un recuerdo castellano es la vestimenta de las mujeres cubiertas con un manto negro (cobijada), que es el traje típico del pueblo en las fiestas patronales, aunque el atuendo también tenga reminiscencia islámica.

Estatua de una cobijada

Estatua de una cobijada

De regreso por el Callejón de la Villa, si el visitante se encamina hacia la Plaza Padre Angel empieza a disfrutar de las callejuelas iluminadas por faroles al anochecer, y muy claras durante el día por el resplandor de las paredes blancas. Junto a la iglesia referida anteriormente, está el Arco de La Segur, que se abre en el lienzo de la muralla almenada y comunica con el Baluarte de La Segur.

Puerta Cerrada

Puerta Cerrada

Si el visitante camina por la Calle Ramón y Cajal pasa por el Convento Concepcionista y bordeando el edificio por el Arco de las Monjas se mete de lleno en la antigua judería. Puede verse en esta zona de tránsito fácil el Castillo que ocupa la cota más alta del recinto amurallado. Al lado se encuentra el arco de la Puerta Cerrada o de la Berbería, en el sur de la ciudad, que impedía el acceso a los piratas berberiscos provenientes de Africa, dada la proximidad de esta zona de la villa a la costa del Océano Atlántico.

El panorama de la villa moderna desde el adarve del Castillo, los arcos o edificios de la Plaza de España muestra casas aterrazadas blancas de baja altura situadas en planos que bajan hacia la llanura.

Vejer de la Frontera

El blanco resplandeciente es análogo al de otros pueblos andaluces que he anotado en el blog:  Carmona (Sevilla), Mojácar (Almería), Pampaneira (Granada), o Frigiliana (Málaga), anunciando que Vejer de la Frontera (Cádiz), además de ser otro de los pueblos más bonitos de España y Conjunto Histórico-Artístico desde 1976 es hermano de otras poblaciones gaditanas que conforman la Ruta de los Pueblos Blancos.

Finalmente, Vejer de la Frontera recibió el I Premio Nacional de embellecimiento de pueblos en 1978.

 

Luis Miguel Villar Angulo & LMVA

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestPrint this pageShare on TumblrEmail this to someone

Deja un comentario

Luis Miguel Villar Angulo