CU de la US
Luis Miguel Villar Angulo

Puebla de Sanabria y el recinto amurallado

Puebla de Sanabria y el recinto amurallado.

Bajaba por la Avenida Lago de Sanabria divisando la silueta monumental de Puebla de Sanabria (Zamora) que estrenaba el reconocimiento de uno de los pueblos bonitos de España, además de ser Conjunto Histórico Artístico en 1944. (Véase el post con 50 pueblos publicados en este blog que incluyen pueblos bonitos).

Doblaba por la esquina del antiguo Convento de San Francisco y cruzaba el Puente de San Francisco sobre el río Tera, que una docena de kilómetros aguas arriba, hacia el noroeste, había nacido en el Lago de Sanabria.

Subiendo la Calle Peña Letrero, que era un tramo de carretera con cierta pendiente, el casco antiguo se apoyaba en una roca plutónica como si fuera el molde de una abarca.

Los corredores de fondo del domingo festivo subían por la Calle Rúa, con casas blasonadas en la Plaza de Armas, hasta la Plaza Mayor donde se encontraba la meta y se concentraban los monumentos más valiosos que, además, daban vida recreativa y cultural a la ciudad: el Ayuntamiento, la Iglesia de Nuestra Señora del Azogue, la Ermita de San Cayetano y el Castillo.

Nuestra Señora de las Victorias en la iglesia parroquial de Nuestra Señora del Azogue aludía bajo este nombre al uso que tuvo en su día la Plaza Mayor como lugar de intercambio de productos o venta de mercancías. El templo se situaba entre los siglos XII-XIII (románico-gótico) y durante la visita tenía en una de las capillas laterales dos de los diez gigantes (la Negra y la China) que la acompañan el día de la fiesta el día 8 de septiembre. El crucificado era una talla renacentista. A los pies, había un órgano de 1780 sin uso por las deficiencias de conservación.

El museo de gigantes y cabezudos era un inmueble singular que albergaba piezas para el desfile en las fiestas desde 1848.

La Ermita de San Cayetano, barroca, adosada a la iglesia, cerrada aquel día, habría sido una oportunidad para conocer las tallas de los pasos de la Semana Santa. Se observaba destacado el escudo de la familia Ossorio en la fachada del edificio, que corría contigua a la puerta occidental con arcos apuntados y estatuas embutidas entre las jambas de la iglesia parroquial, compitiendo entre ellas en estilo y poderío.

Puebla de Sanabria y el recinto amurallado

Puebla de Sanabria

Recinto Amurallado

El Castillo de los Condes de Benavente cerraba el núcleo urbano del casco antiguo sobre el promontorio rocoso. Se presentaba con voluntad de renovación de su estructura interior para alojar un museo en la Casa del Gobernador y un segundo museo en la Torre del Homenaje. Desde la terraza de la Torre se divisaban las cubiertas geométricas de la iglesia parroquial  y de su torre rematada con filigrana de campanario. En las estancias de la Torre se contemplaban elementos que definían un castillo: barbacana, almenas, adarve, saeteras, troneras, etc.

Aquel domingo (3 de septiembre) se celebraba el IV Encuentro Internacional de Corales en el Salón de Actos del ala este del recito amurallado del Castillo. Ni que decir tiene que la Coral Tierras Altas de Puebla de Sanabria, el Mediaevus Chorus de Santa María de Feira, la Coral Polifónica Marusía de Bueu, la Coral Polifónica San Roque de Vigo y la Capilla de la Divina Comedia de Bembibre con las voces de hombres y mujeres dieron testimonios de la conciencia musical del mundo rural. Al final, cientos de voces interpretaron al aire libre, sobre un lienzo de la muralla, la Ronda Sanabresa.

Regresaba por la Calle de la Florida. Los balcones de madera, con macetas floreadas, las alturas de las casas en armonía, sin transgresiones en las reconstrucciones de edificios, las limpias señas heráldicas que expresaban linaje del pasado, las tiendas con saquitos de habones, miel de brezo y botijos de cerámica, los anuncios de casas rurales y pisos turísticos proclamaban el cambio y razón de ser del desarrollo de este pueblo.

Un cambio que se hacía más evidente en los arrabales con casas aisladas, pareadas y adosadas modernas en las que la piedra natural y las cubiertas con tejas de pizarra daban al paisaje rural su aspecto más destacado.

La Carretera de la Estación mostraba el edificio de la Estación de mediados del siglo XX que comunica Zamora con Orense. Construida en piedra, ofrecía una solidez inusitada para recibir a los viajeros.

Cerca de Puebla de Sanabria estaba el Centro Temático del Lobo Ibérico (Robledo) y el Lago de Sanabria, que serán objeto de otro post.

Luis Miguel Villar Angulo & LMVA

Puebla de Sanabria y el recinto amurallado

Puebla de Sanabria

 

RONDA SANABRESA

A LA RONDA GALANES,
QUE VIENE EL DIA.
CADA CUAL CON SU DAMA,
YO CON LA MIA.
NO VOY SOLA, NO.
VOY CON MI AMANTE,
QUE ME HAN DICHO QUE ES FIRME
HASTA LA MUERTE.
NO VOY SOLA, NO.
LUCERO, LUCERO DE LA MAÑANA
LEIRO.
LA NIÑA, LA NIÑA DUERME EN LA
CAMA, LEIRO.
ESTA NOCHE LOS MOZOS
TIENEN QUIMERAS
POR LA CINTA DEL PELO
DE UNA MORENA.
NO VOY SOLA, NO…

Deja un comentario

Luis Miguel Villar Angulo