CU de la US
Luis Miguel Villar Angulo

Peñíscola, tómbolo y refugio del Papa Luna

Peñíscola, tómbolo y refugio del Papa Luna.

 

Peñíscola

Peñíscola es ciudad desde 1707. Está adherida a la Asociación Los pueblos más bonitos de España.

En esta breve descripción me refiero al casco antiguo de Peñíscola, que es un enorme peñasco que la separa del resto del puerto y de la moderna ciudad.

Desde la playa se advierte el fenómeno geográfico del tómbolo, y se perfila la magnífica silueta del Castillo y las murallas del Parque de Artillería.

Castillo junto al mar, puerto de intercambio de productos manufacturados desde que fuera colonia griega y romana, Jaime I conquista la ciudad de Peñíscola al reino musulmán en 1225, consolidándose un castillo Templario sobre antigua alcazaba árabe.

Por eso, se recuerdan enfrentamientos folclóricos entre cristianos y bereberes en las fiestas locales.

Dejando aparte la breve historia, y traspasado el Portal de Sant Pere, la calle se empina hasta llegar al bufador, que es un fenómeno geológico original: un túnel excavado en la roca permite la entrada y salida del agua del mar que en días embravecidos produce un estruendo llamativo.

Más arriba, reservado en un antiguo inmueble, el Museu de la Mar colecciona piezas que testimonian la actividad marinera de este pueblo castellonense.

Anexo a un edificio, se halla el Faro que emite luz blanca de tres destellos.

El Castillo Palacio se alza a 64 metros sobre el nivel mar, declarado Monumento Histórico Artístico Nacional en 1931.

Llamado también Castillo del Papa Luna, porque Martínez de Luna y Pérez de Gotor fue nombrado Papa (Benedicto XIII de Aviñón) y en sus trece se mantuvo para no ser destituido como tal papa.

Al lado de la estatua del Papa Luna, sobresale el Ermitorio de la Virgen de la Ermitana del siglo XVIII.

Desde las terrazas del Castillo Palacio destaca por proximidad la torre campanario de planta cuadrada del Ermitorio, que será imitada por el Templo parroquial de Santa María.

Luego, bajando hasta la barra, el tómbolo de Peñíscola me recordará otros: el de Gibraltar, vecino, y en la distancia a las ciudades de Cádiz, Gijón y San Sebastián.

LMVA & Luis Miguel Villar Angulo

Tagged on:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Luis Miguel Villar Angulo