CU de la US
Luis Miguel Villar Angulo

Guadix, fusión de estilos y hábitat troglodita

Guadix, fusión de estilos y hábitat troglodita.

Guadix era un pueblo granadino que fundía en su entorno edificios religiosos de antiguos estilos arquitectónicos y un poblamiento rural característico de una muy lejana época troglodita. Un pueblo que mantenía la convivencia social de varios miles de accitanos en espacios genuinos de antiguas cuevas horadadas en piedra caliza. Una cultura cuevera que había aumentado con la fundación de la Institución Teresiana por el sacerdote San Pedro Poveda que ejerció su labor pastoral en una cavidad subterránea.

Cuando visité el monasterio orensano de Celanova sentí curiosidad por la vida de San Torcuato, uno de los siete varones apostólicos enviados por Roma para evangelizar la península en el siglo I y primer obispo de la misma en Guadix. La mayoría de las reliquias se conservaban, no obstante, en Celanova, que lo honraba con misas por el rito mozárabe. En fin, era el santo el copatrón de las dos sedes: Celanova y Guadix. (No imaginaba cómo se pudo dar ese hermanamiento entre ambos pueblos situados a 943 kms. de distancia, que aumentaba si se hubieran desplazado por la Ruta de la Plata).

Desde el gótico al barroco, la Catedral fusionaba tres estilos en un monumento: los arcos ojivales sobre elevadas pilastras, decorados pilares, exuberantes en el presbiterio, eran rotundos y simbolizaban con las diez representaciones pictóricas de la Capilla Mayor, el crucero y el coro el deseo de excelsitud religiosa.  Dos ángeles lampadarios custodiaban el tabernáculo central de la Capilla Mayor y dos púlpitos marmóreos con antepechos decorados anunciaban prédicas silenciosas. La réplica de la Piedad me sobrecogió por inesperada: hecha en mármol de Carrara, parecía que Miguel Angel hubiera hecho una segunda escultura sacando puntos de la original alojada en la Basílica de San Pedro. Una bella copia para la Catedral de autoría desconocida que impresiona a la vista por el efecto de la luz.

Me entretuve grabando el coro de nogal por la laboriosa empresa de Asenjo Fenoy de reconstruir las imágenes saqueadas durante la guerra 1936-1939. La Capilla de San Torcuato, construida por Siloé, era de gran belleza por el esviaje del muro en el intradós, la cúpula circular y el altar barroco con la imagen del santo. Constituía, sin duda, un alarde arquitectónico que extasiaba la vista. El servicio de audioguía mantenía mi atención sobre el resto de las piezas arquitectónicas y escultóricas: una pila bautismal, la renacentista puerta de la sacristía, las capillas de San Sebastián, Encarnación, San Fandila, el trascoro, y el museo catedralicio con lienzos y copias documentales sobre hechos religiosos.

En el exterior, la fachada barroca de la portada de la Anunciación alternaba muros cóncavos y convexos con multitud de esculturas de amplio basamento.

Guadix, fusión de estilos y hábitat troglodita

Portada de la Anunciación (1754-1799)

 

Guadix, fusión de estilos y hábitat troglodita

Piedad (1930). (Autor desconocido).

Atravesando la Plaza de la Constitución, rectangular, con su Balcón de los Corregidores del Ayuntamiento, y subiendo la Calle Ancha desemboqué en la Placeta de Santiago. La Iglesia de Santiago (Bien de Interés Cultural), proyecto de Diego de Siloé, destacaba por su portada principal recargada de adornos que aumentaban la blancura de los paramentos de la fachada, las tejas vidriadas y la torre, junto al Convento de las Clarisas.

En dirección a las Cuevas, una silla de hierro atacada al suelo esperaba un director de escena para una película. Allí se habían rodado películas desde 1924, siendo una de las más recordadas la escena de la estación de Guadix para Indiana Jones y la última Cruzada de 1989.

La Alcazaba, de época árabe (s. XI), mostraba su silueta inacabada. Declarada Monumento Artístico Nacional desde 1931, a distancia se destacaba nítida la torre del homenaje dividida en dos tramos almenados. Calle arriba, el Barrio de las Cuevas se abría formando una media luna. Muchas casas se habían convertido en bares, casas rurales, y viviendas. Desde un balcón, al lado de la Plaza del Padre Poveda, se dominaba el conjunto histórico de Guadix hacia el este, los abrigos naturales y cavernas hacia el suroeste y los distintos parajes protegidos del Parque Nacional de Sierra Nevada hacia el sur.

El Centro de Interpretación Cuevas de Guadix era una actuación del Ayuntamiento para salvaguardar la otrora vivienda de la Familia Cruz Úbeda y tras sus ampliadas galerías mostraba el estilo de vida de una cueva y los productos típicos de la zona con los ajuares propios en cada una de las estancias, junto al recuerdo de las funciones de granero y cuadra de animales. La guía del Centro, cordial y didáctica, demostró cómo eran los cambios de ambiente de un hogar con luz día, a la luz de una vela (que te obligaba a cambiar la obturación de la cámara) y con luz artificial. Aprovechando un traje colorista montado en un maniquí conocí la historia de la Festividad del Cascamorras, cuyo origen se remontaba al siglo XV, que representaba la disputa entre bastetanos y accitanos.

LErmita de Nuestra Señora de Gracia en el Barrio de las Cuevas resaltaba la obra del Padre Poveda que defendió los derechos de las mujeres a principios del siglo XX. De origen troglodita (S. XVI), conservaba espacios de capillas antiguas con otros que la convirtieron en parroquia en 1964. (Curiosamente, uno de los pasos de la Semana Santa que se montaban en el altar de la Iglesia era una réplica de la imagen de la Quinta Angustia de la Iglesia del Salvador de Sevilla).

Guadix, fusión de estilos y hábitat troglodita

Centro de Interpretación Cuevas de Guadix

En dirección a la Actual Iglesia de San Miguel, una escultura del Cascamorras daba fe de la popularidad del antiguo obrero Juan Pedernal, que cada 6 y 7 de septiembre trataba de recuperar en Baza la Virgen de la Piedad para Guadix. El templo se erigió sobre una antigua mezquita. Destacaba la torre mudéjar, y un artesonado en la nave central con maderas labradas y entrelazadas artísticamente.

Guadix, fusión de estilos y hábitat troglodita

Iglesia de San Miguel

A los pies de la Catedral, vestigios de un Teatro romano, descubierto en 2008, salpicaban con columnas y capiteles una gran explanada.

Desde hacía años conservaba una jarra accitana de arcilla sin vidriar en casa que ahora cobraba más valor que el meramente artesanal: su decoración de pajaricas, gallos o novia me recordaría la fusión de estilos arquitectónicos y el hábitat troglodita de Guadix.

 

Luis Miguel Villar Angulo

Deja un comentario

Luis Miguel Villar Angulo