CU de la US
Luis Miguel Villar Angulo

Guadalest, “poderoso motivo de peregrinación”

Guadalest, “poderoso motivo de peregrinación”.

Guadalest, poderoso motivo de peregrinación.

“Aunque Alicante no ofreciese la incomparable tibieza de sus dulces inviernos, aunque llegasen a desaparecer las palmeras de Elche y el soberbio peñón de Ifach se hundiese entre las aguas, mientras subsistiese Guadalest habría un poderoso motivo de peregrinación, porque Guadalest es uno de los sitios donde la Naturaleza se ha mostrado genialmente artista, y ella, en cuyo cargo se puede apuntar el defecto de repetirse con exceso, no ha podido duplicar en ninguna otra parte esta obra admirable”. Wenceslado Fernández Flórez.

El Castell de Guadalest

Guadalest es un municipio alicantino con un prominente risco coronado por un castillo desde el que se dominan las alturas accidentadas de la Cordillera Bética y el valle del Guadalest.

Abajo del castillo, una presa de tipo gravedad recoge las aguas del río Guadalest, afluente del Algar. La aproximación en coche al castillo se hace atravesando plantaciones de cítricos, olivos, algarrobos y almendros.

Guadalest, poderoso motivo de peregrinación.

Conjunto Histórico-Artístico

El castillo y el entorno del Castell Guadalest hacen de este pueblo que sea uno de los más bonitos de España y desde 1974 ha recibido el título de Conjunto Histórico-Artístico. Por eso he acotado con razón las palabras del escritor gallego Fernández Flórez sobre Guadalest: “poderoso motivo de peregrinación”.

A través de un arco o túnel accedes a la calle de la Virgen que es una calleja museística (el ayuntamiento ha recopilado hasta ocho museitos como puntos de interés local).

El primero es la Casa Orduña, que actúa como Museo Municipal, con dependencias de comedor, dormitorio, cocina, etc. reconstruidas tras diversos avatares históricos. Allí se encuentra la Virgen de La Asunción, que procesiona en las Fiestas Patronales.

Más adelante en la calle, se aloja el Museo de Microminiaturas, que anticipa una de las aficiones recogidas en el Castell, las miniaturas de objetos del tamaño de la cabeza de un alfiler: todo es micro, mini, pequeño o casitas de muñecas.

Desde la Plaza de San Gregorio, que es un ensanche vial en buen estado, se accede al Mirador Penya del Cullerot desde el que se explaya la vista hacia la presa y los pueblos del valle.

De regreso por la Costera Gabriel Miró, la gente se agolpa delante del Museo Antonio Marco. Es un ejemplo único que alberga miniaturas de la vida cotidiana, como si fueran escenas de casitas de muñecas para un teatro que el autor y dueño del museo remata con la escena de un belén ecológico por los elementos reales, las plantas adaptadas y las paredes naturales de la roca, junto a otros elementos simbólicos.

El Museo Microgigante, con una plaza de toros en la cabeza de un alfiler, es otro ejemplo de miniaturismo.

Guadalest, poderoso motivo de peregrinación, forma parte de la red de Los Pueblos más bonitos de España, como otros incluidos en este blog: Frigiliana, Mojácar, Pampaneira, Albarracín, Morella o Peñíscola.

Luis Miguel Villar Angulo & LMVA

Tagged on: ,

Deja un comentario

Luis Miguel Villar Angulo