CU de la US
Luis Miguel Villar Angulo

Gandía y el Palacio Ducal de los Borja

Gandía y el Palacio Ducal de los Borja.

La ciudad de Gandía está indisolublemente vinculada al Palacio Ducal de los Borja. Y los Borja  son la familia valenciana más universal cuyas obras se esparcen por la Ruta de los Borja.

Con dos asentamientos, la Gandía que me atrae más es la del interior, que tiene edificios históricos, frente a la creciente y turística de la costa. 

Las Escuelas Pías Antigua Universidad fue fundada por el duque Francisco de Borja en 1549. Esta institución ha pasado por diversas organizaciones religiosas desde los Jesuitas a los Escolapios. Por delante de la fachada de balcones y celosías del edificio, cinco estatuas de miembros de la familia de los Borja testimonian el reconocimiento de la ciudad a sus próceres.

Situado como espectador en el casco antiguo de la ciudad, y mirando al Ayuntamiento de sillares de piedra, neoclásico, rematado en cuatro bustos alegóricos de las virtudes cardinales, o paseando por las calles del trazado medieval, entro en la casa natalicia de San Francisco de Borja que es un monumento realmente sorprendente por la traza del Patio de Armas, la azulejería que se exhibe en las paredes, o las habitaciones que convierten al Palacio en una genuina mansión señorial. La casa exhibe su lujo particularmente desde la terraza, o arriba en la balconada, donde se aprecian las ventanas anguladas de estilo gótico. (La vida y conversión de San Francisco de Borja se relaciona con Isabel, mujer de Carlos V, y su famoso dicho: “… pero juro también no más servir a señor que se me pueda morir”).

En un corto paseo llego a la iglesia o Colegiata de Santa María construida en 1499. La Puerta de los Apóstoles da acceso al templo gótico valenciano que representa simultáneamente una tendencia al Renacimiento. La Guerra Civil española dio al traste con muchas piezas de valor artístico que se perdieron o fueron trasladadas a otros museos. (Todavía hoy siguen las tareas de restauración de elementos arquitectónicos de la sede).

Curiosas son las torres defensivas de la ciudad, como el Torreón del Pino del siglo XVI, que de nuevo refuerza el protagonismo de los duques de Borja en favor de la protección de la ciudad. Interesante, igualmente, es la recuperación del antiguo Hospital de San Marcos para el Museo Arqueológico de Gandía y el Museo de Santa Clara, que con moderno diseño alberga piezas arqueológicas de la zona.

En el Grao, la iglesia de San Nicolás de Bari es un contrapunto arquitectónico a los edificios históricos del interior de la ciudad. Levantada como templo exento en 1962, la influencia del ingeniero Torroja se nota en su diseño (caja de hormigón), en el que igualmente participan otros materiales, como el ladrillo, la mampostería, los mosaicos y las rejas de hierro. Es una iglesia que, aprovechando un saliente del mar, dibuja una silueta escueta y sobria del templo.

Luis Miguel Villar Angulo & LMVA

Deja un comentario

Luis Miguel Villar Angulo