CU de la US
Luis Miguel Villar Angulo

Dos casas museos de poetas rememorados: Federico García Lorca y Juan Ramón Jiménez

Dos casas museos de poetas rememorados: Federico García Lorca y Juan Ramón Jiménez

Las casas museos te sumergían en historias personales de literatos cargadas de lirismo y tragedia. Este post seguía el destino de las viviendas de recreo, más que de nacimiento, de dos poetas universales, uno granadino y el otro onubense, que pusieron su acento estético en la tierra natal como valor esencial.

La Casa Museo de Federico García Lorca (1898-1936) en Valderrubio (Granada) fue el pueblo donde se inspiró el dramaturgo para recrear escenas dramáticas de una viuda en La Casa de Bernarda Alba

Desde Valderrubio a su pueblo natal (Fuente Vaqueros) por la carretera GR-3401 se atravesaba el río Cubillas. Los 3,4 kms. de distancia que separaban los dos pueblos estaban serpenteados de choperas. El paisaje tenía dos elementos en altura: Sierra Nevada almidonada al fondo y enhiestos troncos de chopos que alanceaban otoñales la bruma matinal y el alma de niño de Federico. No me extrañaba que la naturaleza fuera un tema recurrente en su poemario:

Hablando de cerca, no podemos olvidar a amigos distantes,
aquellos que están en la punta de las ramas
y que cuando el viento sopla siempre aparecen entre una hoja y otra.
El tiempo pasa, el verano se va, el otoño se aproxima y perdemos algunas de nuestras hojas,
algunas nacen en otro verano y otras permanecen por muchas estaciones.
Pero lo que nos deja más felices es que las que cayeron continúan cerca,
alimentando nuestra raíz con alegría.
Son recuerdos de momentos maravillosos de cuando se cruzaron en nuestro camino“. (EL ÁRBOL DE LOS AMIGOS).

Choperas de Valderrubio. Casa natal de Federico G.L. en Fuente Vaqueros.

Choperas de Valderrubio. Casa natal de Federico G.L. en Fuente Vaqueros.

La casa veraniega de Valderrubio era un edificio reconstruido con mobiliario personal procedente de donativos familiares y objetos recuperados que rememoraban su afición musical, como un piano en el salón y una guitarra en su dormitorio, cuadros, cartas y enseres de variada procedencia que procuraban dar testimonio de la vida vacacional del poeta.

Se ofrecía al visitante dos multimedia: uno – originalmente presentado en un hueco del comedor – que recreaba la vida del poeta en el interior de la casa y entorno del municipio, y otra presentación en un teatrillo habilitado al lado del patio interior de la casa que parecía orientado a niños por el montaje de las imágenes pero que tenía sobrada carga metafórica en sus alusiones a las mariposas, luna, agua, río, pozo, libertad, represión…

Casa Museo de Valderrubio

Casa Museo de Valderrubio

“Creo que mi sitio está entre estos ríos líricos y estos chopos musicales que son un remanso continuado, porque mi corazón descansa de una manera definitiva…” (Carta a Melchor Fernández Almagro, 1921).

Estatua de Federico García Lorca en Valderrubio

A 323 kms. al Oeste en el Sur de la Península, y 17 años mayor que Federico, Juan Ramón Jiménez vio el Cielo que recordaría…

“... Igual, que cuando

adolescente, entré una tarde

a otras estancias de la casa mía

-tan mía como el mundo-,

y dejé, allá junto al jardín azul y blanco,

mi cuarto de juguetes, solo

como yo, y triste…” (Juan Ramón Jiménez, Moguer en Diario de un poeta recién casado).

Desde su casa natal de Moguer, asomándose en la azotea, veía por el Este la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Granada, que lo emparentaba aún más si cabe con el poeta granadino; por el Oeste, atisbaba el estuario del río Tinto y Palos de la Frontera que lo acercaban, como Lugares Colombinos, a América, lugar de exilio y muerte.

Casa Natal de JRJ y vistas de Moguer

Casa Natal de JRJ y vistas de Moguer

Platero y yo se editó por primera vez en 1914.  El Ayuntamiento de Moguer y la Fundación Juan Ramón Jiménez patrocinaron la creación del Museo al Aire Libre Platero EScultura que representaba mediante figuras interpretaciones de escenas de la obra de Platero y yo (Darbón, el médico de Platero…, platero, el tío de las vistas…). Además de estatuas, 29 azulejos alusivos a la misma obra colocados en las paredes de casas y edificios públicos agitaban la curiosidad por una obra que todos teníamos en la mente: “Platero es pequeño, peludo, suave; tan blando por fuera, que se diría todo de algodón,…”. 

Juan Ramón Jiménez y ediciones de Platero y yo en varias lenguas

Juan Ramón Jiménez y ediciones de Platero y yo en varias lenguas

Un audiovisual – originalmente montado – recorría la vida de Juan Ramón Jiménez y de su mujer Zenobia Camprubí Aymar en la Casa Museo de Zenobia y Juan Ramón Jiménez de Moguer. Un recorrido por sus distintas estancias en Moguer, Madrid y Estados Unidos hasta que fallecieron en Puerto Rico.

Su matrimonio fue altamente productivo para la literatura por la traducción de poetas, como Rabindranath Tagore, al español, la colaboración en la edición de poemarios, incluso compartiendo aficiones como la pintura, que se guardaban en la casa.

La casa museo contiene parte de la biblioteca expoliada de Juan Ramón Jiménez en Madrid, colecciones de revistas, despachos con máquinas de escribir,  la medalla y fax de la concesión del Premio Nobel de Literatura en 1956, objetos personales, fotografías varias, dormitorios, etc.

De su Diario de un poeta recién casado recordaba y leía su poema Moguer: 

“MOGUER. Madre y hermanos.

el nido limpio y cálido…

¡Qué sol y qué descanso

de cementerio blanqueado!

Un momento, el amor se hace lejano.

No existe el mar; el campo

de viñas, rojo y llano, 

es el mundo, que el mar adora sólo, claro

y tenue, como un resplandor vano.

¡Aquí estoy bien clavado!

¡Aquí morir es sano!

¡Este es el fin ansiado

que huía en el ocaso!

Moguer. ¡Despertar santo!

Moguer. Madre y hermanos”.

Casa Museo de Zenobia y Juan Ramón Jiménez de Moguer

Casa Museo de Zenobia y Juan Ramón Jiménez de Moguer

 

Zenobia Camprubí Aymar

Zenobia Camprubí Aymar

Pintura de Zenobia Camprubí Aymar

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestPrint this pageShare on TumblrEmail this to someone
Tagged on: ,

2 thoughts on “Dos casas museos de poetas rememorados: Federico García Lorca y Juan Ramón Jiménez

  1. Eduardo Ruiz

    Que bonita la conjunción de estos enclaves¡¡¡; Si bien debo de hacerle una pequeña reseña: La casa de Valderrubio no está reconstruida: Se encuentra tal y como era cuando la habitaba la familia. Y no solo era veraniega. Durante años la familia la ocupó permanentemente. Desde 1909, además de los veranos, pasaban temporadas en Invierno (véase la carta de enero de 1930 en la que Federico le recuerda a sus padres una inolvidable Nochebuena en Asquerosa)
    Aprovecho este inmejorable blog para recomendar la visita a esta Casa Museo.
    Eduardo Ruiz. (Regente de la Casa Museo Lorca de Valderrubio)

    1. lumivian Post author

      Gracias a Eduardo Ruiz, Regente de la Casa Museo Lorca de Valderrrubio, que tuvo la gentileza de contarme detalles biográficos de D. Federico en esa casa que mi memoria ha podido tergiversar. Recuerdo el dormitorio de D. Federico, el color de las paredes, la guitarra, las cartas enmarcadas, los cuadros… todo el ambiente recordaba al poeta.

Deja un comentario

Luis Miguel Villar Angulo